Hacia los dos meses de Maduro…

ImageEl gobierno de Maduro parece haberse consolidado, tras meses de vaivenes en los que la tensión se sentía en el ambiente, el chavismo parece haber logrado recomponer sus actores y alinearse de cara a un escenario en el que el peor resultado posible, una división clara en el oficialismo que permitiese la llegada de la oposición a la presidencia, luce ya muy lejano. De cualquier forma, no sabemos cuán profundas son las diferencias y hasta cuándo pueden aguantar los actores del chavismo con tal de no apartarse del mando.

La crisis económica sigue sin parecer demasiado incómoda ante las personas, en esto el venezolano goza de una aparentemente inagotable capacidad de acostumbrarse a las peores situaciones. Resulta inconcebible que con los niveles de producción mundial, en Venezuela se presenten situaciones de desabastecimiento crónico. Desde el gobierno se han implementado las medidas más ineficaces, siempre omitiendo el núcleo del asunto: la escasez de divisas que los productores requieren, y la enorme desconfianza generada hacia la inversión (de donde provenga, con excepciones para quienes se asocian “estratégicamente” con las instancias de poder).

Asimismo, hay que hacer especial énfasis en este último punto. Las sociedades están basadas en la confianza. En sociedades donde la confianza impera no se hace necesario desconfiar del vendedor que está ofertando un auto nuevo, ni de las personas que transitan una calle donde en ese preciso momento se está haciendo un retiro en un cajero automático, pero más allá de eso, en el fondo de la confianza se halla la reciprocidad inconsciente entre las personas. Esta reciprocidad tiene mucho que ver con la naturaleza humana, parte del principio de respeto al otro en cuanto otro, propietario de sí mismo, y responsable sobre sus decisiones.

Habermas y Hoppe, dos mentes altamente dispares en cuanto a principios se refiere llegaron a una misma conclusión: desde el momento en que las personas entran en relación social, se reconocen inconscientemente como propietarios de sí mismos. Se trata del orden natural más primigenio, es el antecedente de cualquier institución, y más aún, puede ser la base de cualquier institución del orden civilizatorio basado en la voluntariedad y el respeto de las personas. Ambos, como Hayek, encontraron que el orden social no se basa en el miedo, sino en la confianza. Se trata de la confianza más básica posible, el respeto al prójimo.

Esto no quiere decir que se nieguen las relaciones de poder, sino que, en una alquimia que precedió a cualquier teorización, cualquier acuerdo racional, cualquier debate entre tendencias, el primitivo ser humano encontró la forma de asociarse y colaborar de forma voluntaria en pos de una mejora individual. El poder sigue ahí, pero adquiere más bien una forma distributiva que de suma cero, sin negar la posibilidad de relaciones suma cero entre los componentes de una asociación humana.

Creo que ante la posibilidad de ser apartados del poder, el chavismo prefirió la colaboración. Cual dilema del prisionero resuelto de forma racional, el chavismo optó por encerrarse dentro del cuadrante II. Decidieron colaborar, casi únicamente por la fuerza de una amenaza: perder el poder ante la oposición podría poner en movimiento palancas políticas incontenibles para un chavismo en retroceso. De cualquier forma, esta situación ganar-ganar pareció algo muy endeble los primeros días del gobierno de Maduro, y mucho más tras la elección manchada del 14 de abril de 2013. Sin embargo, creo que es posible considerar que la fase Maduro-Cabello de la revolución se ha asentado.

En primer lugar, Maduro ha conseguido obtener legitimidad a nivel internacional. La reunión con el secretario de Estado John Kerry ha permitido mandar un mensaje claro al mundo, que sin importar lo que haya sucedido en la elección el gobierno de la primera potencia mundial ya da por presidente a Maduro. Este tipo de legitimidad era de lo que hasta esa reunión, careció.

De igual forma, los gobiernos de Colombia y España ya habían dado el visto bueno al gobierno de Maduro, reconociéndolo (si bien el gobierno español no llegó en línea recta a esta conclusión). Queda claro el mensaje, para los países más importantes, Maduro es presidente, con trampa o sin ella, evitar cualquier conflicto es primordial, y ante la duda, respaldan la continuidad de la gestión en una actitud conservadora, pero muy comprensible.

Luego, la segunda razón es que a lo interno, y a pesar del problema general económico, y algunos ánimos caldeados que quedan, el momento político ya terminó. Todavía queda por ver las consecuencias reales de la postura adoptada por la Mesa de la Unidad Democrática, especialmente de su líder Henrique Capriles. Para la oposición, a la expectativa durante días, aparece en el horizonte una nueva meta: el anuncio de elecciones municipales encendió las alarmas de muchos candidatos, desplazando las presidenciales en la lista de prioridades,

Se trata de una movida inteligente, pero no debe sorprender a nadie, el uso de las elecciones fue un recurso muy común con Chávez, el rendimiento obtenido es un argumento más que convincente para recurrir a ella. De elección en elección la oposición tropezaba una y otra vez con la misma piedra. Por supuesto, es posible que el resultado tan ajustado permita bajar los ánimos, aunque en el chavismo la reacción parece ser en pos de una radicalización del proceso, expresada muy claramente en los despidos en el sector público y las amenazas a trabajadores y posibles votantes tránsfugas del chavismo.

De esta forma, queda por ver lo que será el desarrollo en los próximos meses especialmente desde el lado opositor, donde las posibilidades de incrementar su participación en los cargos de elección popular, lo que viene a ser un asunto de vida o muerte para algunos partidos que dependen de posicionar equipos y liderazgos dentro de las estructuras administrativas del Estado.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: